Almeda 87-66 Junior 1

Almeda 87-66 Junior 1

Primer partido de la temporada y primer rival de entidad.
Dos pretemporadas muy diferentes, un equipo que se preparó para hacer fases de preferente que no entró al perder por 2 y 3 puntos frente a Girona y Lleida y otro equipo que hasta mediados de septiembre no hemos podido estar todos juntos ya que medio equipo estaba por un lado y el resto por otro.
Si a esto le sumas, que para este primer partido, recuperan a 2 de los mejores jugadores exteriores, se puede entender y dar “por válido” este primer partido de la temporada y saber un poco donde podremos estar.
Visto los resultados que han habido, visto el nivel de entreno que están mostrando nuestros chicos, ir el primer partido a esa pista, donde ninguno o muy pocos equipos se van a llevar la victoria, el haber competido más de 30 minutos es la parte positiva del domingo tarde.
Empezamos muy nerviosos. Tiros cómodos de Almeda, precipitaciones por nuestra parte, errores fáciles y 17-4 en el marcador. La sangría no iba a parar ahí e iba a llegar hasta el 23-6 minuto 9. El equipo sacó algo de carácter para rascar un 1-7 en el último minuto y cerrar a “sólo” 11 puntos el primer cuarto.
Almeda jugaba mucho más cómodo, con tranqulidad, buscando opciones a 2-3 pases y nosotros queríamos anotar en el primer o máximo segundo pase. Esto contra un equipo que te domina en rebotes 41 a 26, no te lo puedes permitir.
Inicio de 2º cuarto desastroso, 8-0 con dos triples casi en contraataque (a destacar el 10/17 en T3 vs el 3/20 nuestro..) volvía a llevar el partido a los 19 puntos de diferencia 32-13. El resto de cuarto subimos el nivel defensivo, dejamos de conceder canastas fáciles y pudimos encontrar acciones positivas en ataque. De los 13 puntos en 13 minutos a 16 en 7, de la mano del capitán Jarque, calidad de Izan y la intensidad de Ton acabamos el cuarto, con un triple sobre la bocina de Junior y dejar el marcador en 47-29.
El resultado era abultado. Nivel defensivo no podemos permitir que ningún equipo, se llame como se llame, nos meta 47 puntos en 20′ y encima irnos al descanso tan sólo 8 faltas.
El inicio de la segunda parte fue todo lo contrario a lo hablado al descanso, queríamos olvidarnos del marcador y empezar a competir minuto a minuto. Como un Deja Vu de los otros cuartos, el rival empezaba como un rodillo, tres ataque consecutivos sumando de 3 en 3 (2 triples y un 2+1) frente a dos puntos por nuestra parte. 56-31 y sensación que nos podían dejar muy tocados en los 18 minutos que faltaban.
Cuando más se necesitaba, el equipo dio el golpe encima de la mesa que tanto estábamos esperando. Subimos líneas, pudimos robar pelotas, correr en contraataque y ser más verticales hacía el aro. un 7-20 en 6 minutos nos volvía a meter en el partido, después de ir en torno 17-20 puntos por debajo entrábamos a los últimos 10 minutos a 11 puntos.
La barrera mental de los 10 puntos, fue sencillamente eso, una barrera.
Nunca pudimos romperla, por lo que si que es verdad que obligamos a Almeda a cerrar otra vez el  partido, nos quedamos con la sensación que habíamos hecho un gran esfuerzo pero no pudimos liarla como bien queríamos.
Un equipo en el cuál, el que entraba, era igual o mejor que el que salía, castiga esos 2-3 minutos en el que no estás acertado a nivel ofensivo o despistes a nivel defensivo. Durante 5 minutos mantuvimos el parte vivo… 72-60. Por lo que llegar en 35′ a ese nivel, sabiendas como llegaban jugadores al partido o incluso sin que llegaran, es de darle MUCHO valor.
Los últimos 5 minutos, Almeda volvía a sacar el rodillo, nuestros jugadores sin pulmones, no encontraban buenas situaciones, abusamos de los tiros de 3 a alta pulsaciones y el rival no perdonaba. Parcial de 13-2 del minuto 35 al 39 fue definitivo para dejar el resultado final en el 87-66.
Es cierto que el resultado es contundente, pero nos debemos quedar que el 30 de septiembre, en su pista, con un equipo que lleva entrenando 3 semanas más y que está a día de hoy entre los 10-15 mejores equipos de cataluña de junior, hay muchas motivos para sacar cosas positivas.
Obviamente hemos de trabajar mucho, cómo ya sabíamos, que ahora nos vienen 2-3 jornadas para ver a que nivel estaremos en esta liga. Seguimos con el plan trazado, no se gana ni se pierde nada en la jornada 1 pero si que se ponen las bases para lo que queremos hacer a medio o largo plazo.
Semana que viene debutamos en casa, frente a Cerdanyola, equipo que viene de ganar la primera jornada por lo que deberemos estar muy metidos durante toda la semana para seguir creciendo y evitar un segundo tropiezo consecutivo. 
Os esperamos a todos el sábado a las 17.45h en Polidor para intentar conseguir la primera victoria de la temporada. 

Vamos chicos!
#SOMUBSA #UBUNTU

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada